Los nuevos protocolos del ejército mexicano

Publicado en: News // Por: Daniel // 24 de Febrero de 2017

Para evitar extrañamientos, acusaciones y condenas públicas, las Fuerzas Armadas de México (Ejército, Fuerza Aérea y Marina) bien podrían modificar sus protocolos, que serían más o menos así:

Ejemplo: emboscada

De presentarse una emboscada, militares y marinos deben pedir time y preguntar a los atacantes si tendrían inconveniente en rendirse. En caso positivo, se les pide que entreguen sus armas, se les leen sus derechos y se les transporta en vehículos militares para que vean cómo se siente (incluso durante el recorrido se les puede hacer una explicación turística de los lugares por los que vayan pasando).

Si los delincuentes no quieren rendirse, el oficial al mando debe pedirles chance de prepararse para la emboscada, de manera que cuando ésta se presente, la unidad castrense pueda responder como se debe.

En caso afirmativo, se procede a repetir la emboscada y a ver a cómo les toca. Eso sí, hay que solicitar atentamente a los atacantes que se separen en dos grupos: mayores de veinticinco años a la derecha; menores de esa edad a la izquierda, para que en la desafortunada hipótesis de que los soldados acertaran un disparo al menos éste no hiera a un joven paisano.

Si, por el contrario, los delincuentes quisieran seguir con la balacera en ese momento, no hay más que empezar a combatir. Eso sí, las fuerzas armadas deben disparar flores a cambio de balas porque es inadmisible que mueran jóvenes mexicanos que de no estar matando soldados estarían, seguramente, creando bellas obras de arte o acudiendo de voluntarios a hospicios y orfanatorios.

Newsletter

Suscribete y recibe nuestro contenido en tu mail