La liebre y La tortuga

Publicado en: News // Por: DiegoLambreton // 04 de Octubre de 2019


Es una época emocionante para estar vivo, la transformación de la era digital impacta todos los sectores, tanto públicos como privados. La humanidad parece evolucionar de una manera nunca antes vista, hoy vivimos como algunos visionarios directores de cine nos retrataron hace un par de décadas: autos eléctricos de conducción autónoma, viajes comerciales a la estratósfera, las video llamadas desde tu celular a cualquier lugar del mundo se volvieron un acto cotidiano, la inteligencia artificial y el internet de las cosas es una realidad de nuestros tiempos.

via GIPHY

Ya hace algunos años que el internet abrió las puertas a una conectividad global sin precedentes. El resultado ha sido fascinante: ideas novedosas como Facebook, Spotify, Uber y AirBnB, por mencionar algunos destacados emprendimientos en el sector tecnológico, fueron concebidos por jóvenes, no por una decisión estratégica en un consejo de administración, mucho menos por una dependencia gubernamental. Son ideas concebidas por una generación que entiende el mundo de una manera nueva; llamémosles las liebres.

Por otro lado tenemos al Gobierno, el Congreso y el Poder Judicial; llamémosles las tortugas. La alguna vez revolucionaria idea de la división de poderes de Montesquieu, hoy parecería ser prehistórica ante el acelerado dinamismo de la revolución tecnológica.

Para muestra un botón. La ley Fintech se acaba de aprobar en el Congreso y fue enviada al Ejecutivo para su publicación. Aún le queda camino por recorrer, ya que ahora instituciones como la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Banco de México (Banxico) tienen plazos de 12 a 24 meses para crear leyes secundarias y poder regular a estas empresas del sector financiero. Para cuando estas regulaciones secundarias al fin se publiquen, habrá una nueva camada de tecnologías innovadoras por regular, y así sucesivamente.

via GIPHY

Seguramente hubo retos importantes para quienes estaban a cargo de legislar en la era de la revolución industrial en la segunda mitad del siglo XVIII. Ésta significó una transformación profunda en la economía y la tecnología de su época, pero no como lo que estamos viviendo ahora. Esta transición a la era digital ha transformado al mundo en una aldea global, y ha cambiado la manera en la cual nos comunicamos, consumimos, viajamos e incluso cómo pensamos.

¿Cómo se pagan impuestos a través de las plataformas de streaming? Cada país parece tener una interpretación distinta. Lo que tienen en común los reguladores es que todos reaccionan a posteriori, las tortugas muy atrás de las liebres. ¿Cómo definir los aranceles sobre la red global de envíos que tiene Amazon? Los reguladores están redactando leyes secundarias para cuando ya tengamos un medio de transporte como el hyperloop que pondrá a prueba las fronteras divisorias. Los mapas no delimitan barreras para la era digital; las tortugas muy atrás de las liebres.


Es y seguirá siendo un reto para el sector público entender los alcances de la era digital. Lo es para nosotros los consumidores que no tenemos la difícil tarea de legislar sobre tan complejos temas. Por ahora podemos usar nuestra imaginación para vislumbrar el futuro. ¿Habitaremos Marte? ¿Habrá autos voladores? ¿Será la tecnología nuestro idioma universal?

No tengo ninguna duda que así será.

Newsletter

Suscribete y recibe nuestro contenido en tu mail